Cuidados del Sistema Inmunitario

El sistema inmunológico es una especie de escudo que protege nuestro cuerpo de los virus, infecciones, bacterias, gérmenes, entre otras. Este sistema o escudo tiende debilitarse a través de los años y eso nos vuelve cada vez más vulnerables. Por esto los cuidados del sistema inmunitario son muy importantes para  el  correcto funcionamiento  y fortalecimiento del cuerpo

cuidados del sistema inmune

Dentro del sistema inmunológico están involucrados varios órganos como lo son el bazo, las amígdalas, la médula ósea y algunos otros. También le ayudan algunas células y tejidos que, al trabajar correctamente todos juntos, hacen que nuestro sistema inmune identifique y contrarreste cualquier patología que pueda dañar nuestro cuerpo.

¿Cómo saber que algo no anda bien con mi sistema inmunológico?

Es cierto que no todos los cuerpos funcionan de la misma manera. Sin embargo, al hablar de los síntomas que demuestran que nuestro sistema inmune está siendo afectado, por lo general se presentan los siguientes:

Pérdida del apetito.
Infecciones recurrentes.
Fatiga.
Diarrea constante.
Gripes frecuentes.
Migraña.
Dificultad o lentitud para cicatrizar heridas.
Caída del cabello.
Piel reseca y sin brillo.

Consejos para cuidar el sistema inmune.

No es nada complicado, sólo basta con cuidar o retomar algunas costumbres diarias como la alimentación y la forma en la que afrontamos la vida. Muchas veces, en nuestro día a día, nos descuidamos un poco con nuestro cuerpo y pensamos que dejar de hacer ciertas cosas no nos afectan y no es así. Hay costumbres que no se deben olvidar, de ellas dependen los cuidados del sistema inmunitario y nuestro bienestar.

Ejercítate un poco cada día

fortalecer el sistema inmunologico

 

Bastará con salir a caminar o correr por las mañanas. De esta manera nos mantendremos saludables.

Recuerda evitar el alcohol y el cigarrillo todo lo que puedas, estos a la larga traen malos efectos en nuestro organismo.

Come de manera saludable.

Sin importar que tan difícil es cumplir con esta tarea. Come alguna fruta y no olvides incluir las verduras y los cereales en tus comidas diarias. Es de vital importancia para nuestra salud mantener una buena alimentación.

Consume vitaminas.vitaminas para el sistema inmune

Esto muy poco se hace ya que se cree que con comer saludablemente es más que suficiente, pero muchas veces nuestro organismo necesita de alguna vitamina extra. Toma algún suplemento, pregunta al médico cuál debes tomar.

Vive un día a la vez.

Deja el estrés para los demás, tu organismo te lo agradecerá. Vivir angustiados sólo hará que nuestro cuerpo comience a sufrir dolores y molestias que, muchas veces, pueden complicarse.
Cuídate de los cambios bruscos de temperatura. Usar calefacción o aire acondicionado de manera excesiva puede traernos consecuencias lamentables con el tiempo.

Vacunarse.

Con las vacunas se estimula la producción de anticuerpos en el organismo, generando inmunidad a ciertas enfermedades.

Cuida el sistema nervioso.

Ambos sistemas, nervioso e inmunológico están estrechamente ligados. Una descompensación del sistema nervioso puede acarrear desequilibrio en el sistema inmune.

Para cuidar el sistema nervioso es fundamental controlar el estrés, sea cual sea su origen. Aprender técnicas de relajación y de manejo de estrés son herramientas de gran ayuda para un equilibrio nervioso.

Evita el consumo alcohol y el uso de cigarrillo.

Dormir lo necesario.

En promedio se recomienda, dormir unas ocho horas al día, es una necesidad para el organismo. No proporcionar al cuerpo el descanso adecuado hará que la capacidad de concentración y de respuesta disminuya. También puede afectar el sistema nervioso y el inmunológico.
Preservar una higiene personal. Así las bacterias y gérmenes estarán a raya.

Evadir los cambios violentos de temperatura.

Ante la presencia de esos cambios, el sistema inmune se ve forzado a readaptarse lo más veloz posible.

Evite la contaminación de cualquier índole.

Parece que no pero, mantener tu casa con corrientes de aire natural, ayudará a mantener el ambiente libre de virus. Esto hará que nuestro sistema inmune trabaje menos.

Es trascendental tomar en consideración todas las medidas mencionadas anteriormente para mantener el óptimo estado del sistema inmunológico y, por ende, de todo nuestro organismo.

Recuerda que todos estos consejos, que son útiles y eficaces, no sustituyen la asistencia de un profesional de la salud. Si sientes alguna molestia recurrente lo mejor es asistir a tu médico de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *