Funciones del Sistema Inmunológico

Durante el día estás expuesto a miles de bacterias y microorganismos que amenazan con ocasionarle serios problemas a tu salud. No importa cuántas veces al día te duches o te laves las manos, las bacterias y los microorganismos están en todas partes, por lo que es imposible escapar de ellos.

No obstante, afortunadamente, los seres humanos tenemos un sistema inmunitario. Este se encarga de protegernos contra todos estos organismos infecciosos y antígenos invasores. Así evita posibles enfermedades e infecciones. Los antígenos pueden ser hongos, virus, tejidos y órganos trasplantados, tumores benignos y malignos, entre otros.

En otras palabras, el sistema inmunitario es una especie de sistema de defensa de nuestro cuerpo. Está compuesto por una serie de células, tejidos y órganos que trabajan de forma coordinada para mantener nuestra salud en excelentes condiciones.

Las respuestas inmunes


Antes de indicarte cuales son las principales funciones del sistema inmunitario, creemos que es importante que sepas que este sistema también es denominado sistema inmune o inmunológico. Además, es importante que conozcas que este sistema lleva a cabo sus funciones mediante las respuestas inmunes.

Estas pueden ser de dos tipos, innatas y adquiridas. Las primeras nacen con el individuo y son constantes a lo largo de toda la vida. Mientras que las segundas se van desarrollando y variando a medida que el individuo va creciendo.

Asimismo, es fundamental que tengas en cuenta que los componentes que componen el sistema inmunológico no se localizan en una parte específica de tu cuerpo. Están distribuidos por la sangre, los pulmones, los huesos, los ganglios, el vaso, la médula ósea, los intestinos, el hígado, la piel, las vías respiratorias, el ácido estomacal, entre otros.

Principales funciones del Sistema Inmunológico


Específicamente, el sistema inmunitario realiza tres funciones principales, en seguida las detallamos.


Detecta elementos externos:

Tu sistema inmunitario se encarga de detectar y neutralizar todos aquellos elementos que son ajenos y externos a tu organismo. Algunos de estos elementos son: virus, bacterias, parásitos, radiaciones, células envejecidas, tumores, trasplantes, entre otros.


Defiende todo tu organismo:

Gracias a los glóbulos blancos o leucocitos, el sistema inmunitario combate todos los elementos que son completamente ajenos a tu cuerpo. Los glóbulos blancos se desarrollan en la médula ósea, posteriormente maduran en el vaso y en el timo y finalmente, recorren todo tu organismo a través del sistema linfático y del sistema circulatorio.


Realiza la homeostasis:

es un proceso mediante el cual tu cuerpo procura mantener un equilibrio celular. Puntualmente, en lo que al sistema inmunológico se refiere, la homeostasis hace que regrese la estabilidad a las células que se han disparado en la respuesta inmune. Asimismo, la homeostasis permite que el número de células existentes en tu organismo sea constante.


Para que estas funciones del sistema inmunológico se lleven a cabo en tu cuerpo de manera adecuada y saludable, es fundamental que duermas bien, cuides tu peso y lleves una alimentación variada y saludable. Solo de este modo, podrás tener un sistema inmunitario funcionando al 100%.mente.

Enfermedades del sistema inmunológico

El sistema inmunológico se encarga de la defensa de nuestro cuerpo frente a organismos o sustancias que puedan hacernos daño, sin embargo, hay enfermedades que pueden causarle daño a este sistema. las enfermedades del sistema inmunitarios se pueden dividir en 3 partes: la alergia y el asma, las enfermedades por deficiencia inmunitaria y las enfermedades autoinmunes.

¿Cuaés son las enfermedades de sistema Inmune?

La alergiaalergia

Es una reacción del sistema inmune para combatir supuestos gérmenes. Las personas que sufren de alergia suelen ser sensibles al polen, ácaros del polvo, esporas de moho, caspa de animales, alimentos, picaduras de insectos o medicinas, su organismo piensa que este tipo de sustancias son dañinas para el cuerpo y actúa en defensa del mismo pero se trata de una falsa alarma. La reacción más común por alergias son los estornudos, picazón o sarpullidos, sin embargo, puede haber complicaciones que pueden resultar fatales, reciben el nombre de anafilaxia.

El asma

asma

Es una enfermedad que hace que las vías respiratorias se hinchen y a la vez se estrechen. El problema con esta enfermedad es

que dificulta la respiración y la persona se siente ahogada. El asma inicia en las personas debido a la inhalación de alérgenos.  En algunos casos las personas desarrollan asma debido al estrés y esta condición puede presentarse gracias a predisposición hereditaria.

Las enfermedades de deficiencia inmunitaria

Estas pueden afectar distintos componentes del sistema inmunológico. Consisten en la disfunción del sistema inmunitario lo que hace que el individuo sea más susceptible a infecciones. Las inmunodeficiencias se dividen en primarias y secundarias,. Las primarias están presentes desde el nacimiento y suelen ser hereditarias. Sin embargo, puede que no sean detectadas hasta edad adulta. Las secundarias aparecen a edad más avanzada. Estas son consecuencia de tratamientos médicos para enfermedades como el cáncer o la presencia de diabetes.

Las enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes consisten en una condición en la que el sistema inmunológico ataca a las células sanas del cuerpo por error. Este tipo de condición suele ser hereditaria. Hay una amplia variedad de estas enfermedades. Sus síntomas  más comunes son fatiga, dolores musculares y una fiebre leve, pero el síntoma más característico es la inflamación. Algunos ejemplos son la diabetes tipo 1, artritis reumatoide, el lupus y la celiaquía.

lupus

Sin embargo, lo que más preocupa a una persona cuando tiene una enfermedad es el tratamiento que debe emplear para curarse. En el caso de las alergias se emplean antialérgicos para suprimir la acción tomada por el sistema inmunológico. Para los asmáticos se emplean los inhaladores que permiten la apertura de las vías respiratorias y así aliviar la sensación de ahogo.

En el caso de las inmunodeficiencias el tratamiento consiste en prevenir y tratar las infecciones que pueda tener el cuerpo y reforzar el sistema inmunitario con una terapia de inmunoglobulina (por ejemplo). Por otra parte, el tratamiento de las enfermedades autoinmunes consiste en la inhibición del sistema inmune utilizando fármacos inmunosupresores, por ejemplo, los corticoides, ciclosporina, azatioprina, entre otros.

Cuidados del Sistema Inmunitario

El sistema inmunológico es una especie de escudo que protege nuestro cuerpo de los virus, infecciones, bacterias, gérmenes, entre otras. Este sistema o escudo tiende debilitarse a través de los años y eso nos vuelve cada vez más vulnerables. Por esto los cuidados del sistema inmunitario son muy importantes para  el  correcto funcionamiento  y fortalecimiento del cuerpo

cuidados del sistema inmune

Dentro del sistema inmunológico están involucrados varios órganos como lo son el bazo, las amígdalas, la médula ósea y algunos otros. También le ayudan algunas células y tejidos que, al trabajar correctamente todos juntos, hacen que nuestro sistema inmune identifique y contrarreste cualquier patología que pueda dañar nuestro cuerpo.

¿Cómo saber que algo no anda bien con mi sistema inmunológico?

Es cierto que no todos los cuerpos funcionan de la misma manera. Sin embargo, al hablar de los síntomas que demuestran que nuestro sistema inmune está siendo afectado, por lo general se presentan los siguientes:

Pérdida del apetito.
Infecciones recurrentes.
Fatiga.
Diarrea constante.
Gripes frecuentes.
Migraña.
Dificultad o lentitud para cicatrizar heridas.
Caída del cabello.
Piel reseca y sin brillo.

Consejos para cuidar el sistema inmune.

No es nada complicado, sólo basta con cuidar o retomar algunas costumbres diarias como la alimentación y la forma en la que afrontamos la vida. Muchas veces, en nuestro día a día, nos descuidamos un poco con nuestro cuerpo y pensamos que dejar de hacer ciertas cosas no nos afectan y no es así. Hay costumbres que no se deben olvidar, de ellas dependen los cuidados del sistema inmunitario y nuestro bienestar.

Ejercítate un poco cada día

fortalecer el sistema inmunologico

 

Bastará con salir a caminar o correr por las mañanas. De esta manera nos mantendremos saludables.

Recuerda evitar el alcohol y el cigarrillo todo lo que puedas, estos a la larga traen malos efectos en nuestro organismo.

Come de manera saludable.

Sin importar que tan difícil es cumplir con esta tarea. Come alguna fruta y no olvides incluir las verduras y los cereales en tus comidas diarias. Es de vital importancia para nuestra salud mantener una buena alimentación.

Consume vitaminas.vitaminas para el sistema inmune

Esto muy poco se hace ya que se cree que con comer saludablemente es más que suficiente, pero muchas veces nuestro organismo necesita de alguna vitamina extra. Toma algún suplemento, pregunta al médico cuál debes tomar.

Vive un día a la vez.

Deja el estrés para los demás, tu organismo te lo agradecerá. Vivir angustiados sólo hará que nuestro cuerpo comience a sufrir dolores y molestias que, muchas veces, pueden complicarse.
Cuídate de los cambios bruscos de temperatura. Usar calefacción o aire acondicionado de manera excesiva puede traernos consecuencias lamentables con el tiempo.

Vacunarse.

Con las vacunas se estimula la producción de anticuerpos en el organismo, generando inmunidad a ciertas enfermedades.

Cuida el sistema nervioso.

Ambos sistemas, nervioso e inmunológico están estrechamente ligados. Una descompensación del sistema nervioso puede acarrear desequilibrio en el sistema inmune.

Para cuidar el sistema nervioso es fundamental controlar el estrés, sea cual sea su origen. Aprender técnicas de relajación y de manejo de estrés son herramientas de gran ayuda para un equilibrio nervioso.

Evita el consumo alcohol y el uso de cigarrillo.

Dormir lo necesario.

En promedio se recomienda, dormir unas ocho horas al día, es una necesidad para el organismo. No proporcionar al cuerpo el descanso adecuado hará que la capacidad de concentración y de respuesta disminuya. También puede afectar el sistema nervioso y el inmunológico.
Preservar una higiene personal. Así las bacterias y gérmenes estarán a raya.

Evadir los cambios violentos de temperatura.

Ante la presencia de esos cambios, el sistema inmune se ve forzado a readaptarse lo más veloz posible.

Evite la contaminación de cualquier índole.

Parece que no pero, mantener tu casa con corrientes de aire natural, ayudará a mantener el ambiente libre de virus. Esto hará que nuestro sistema inmune trabaje menos.

Es trascendental tomar en consideración todas las medidas mencionadas anteriormente para mantener el óptimo estado del sistema inmunológico y, por ende, de todo nuestro organismo.

Recuerda que todos estos consejos, que son útiles y eficaces, no sustituyen la asistencia de un profesional de la salud. Si sientes alguna molestia recurrente lo mejor es asistir a tu médico de confianza.

Lupus

El lupus es una enfermedad que afecta al sistema inmunológico del cuerpo humano. Se considera como un trastorno crónico y, además, no tiene cura. Suele causar inflamación, enrojecimiento y dolor en diferentes partes del cuerpo. Sin embargo, todos los síntomas pueden variar dependiendo de la persona.

Tipos de Lupus

Se pueden diferenciar al menos 4 tipos de lupus.

Estos son:

Eritematoso sistemático:

De este tipo se tiene un mayor número de casos registrados. Los síntomas que provoca pueden variar de gravedad. En este sentido, puede causar fuertes daños en la piel, los pulmones, en la sangre, el sistema nervioso, entre otros.
Los músculos y las articulaciones se ven muy afectadas por los síntomas que provoca la enfermedad. Fuertes dolores pueden atacar estas partes del cuerpo, acompañados de fiebre y cansancio.

Eritematoso cutáneo:

Los síntomas que provoca son aún peores que el anterior. Con este, suelen aparecer llagas en la piel. La erupción discoide suele aparecer con mayor frecuencia. Esta se trata de una erupción de tamaño considerable y además, es escamosa. Sin embargo, no causa picazón. Otro síntoma es el enrojecimiento de la nariz y de las mejillas.

Inducido por medicamentos:

Los medicamentos con los que se tratan enfermedades tales como la hipertensión, las arritmias o la epilepsia, pueden ser detonadores de esta enfermedad. La diferencia es que cuando su origen son medicamentos de este tipo, la enfermedad desaparece un tiempo después de parar su consumo.

Neonatal:

Es un trastorno que afecta al feto o al recién nacido cuando sus madres tienen la enfermedad. Afortunadamente es poco común. Lo que ocurre es una transferencia de anticuerpos. Los síntomas que puede presentar el bebé son erupciones cutáneas, disminución de glóbulos rojos, entre otros.
Los síntomas suelen desaparecer luego de unos meses, pero existe la posibilidad de que desarrolle la enfermedad.

Causas de la enfermedad del lupus

Las causas más certeras provienen de la genética y la epigenética. Por otra parte, factores ambientales y algunas infecciones pueden ser los detonantes de la enfermedad. Para algunas, un cambio hormonal como la pubertad, la menopausia, la menstruación o incluso un embarazo, puede ser el detonante.
Cabe destacar que no es una enfermedad contagiosa. Es descrita como una enfermedad autoinmune. Una vez se presenta en el organismo, el sistema inmunitario crea anticuerpos por lo que se debilita y deja entrar bacterias y virus.

Tratamiento de la enfermedad

No existe una cura para esta enfermedad. Sin embargo, puede tratarse para aliviar y disminuir los síntomas. Los medicamentos que ayudan a un paciente con este trastorno son los siguientes:

Antiinflamatorios: estos medicamentos se encargan de aliviar el dolor causado por la artritis. También alivia el dolor en los músculos.

Antipalúdicos: alivian la artritis y afecciones en la piel. También alivian la fiebre y disminuyen el cansancio.
Corticoides: estos medicamentos ayudan a reducir a inflamación general. Sus dosis se van disminuyendo a medida que el tratamiento avanza.

Inmunosupresores: son medicamentos que se toman solo cuando la enfermedad es muy agresiva y afecta a los riñones. Al ser un medicamento fuerte, requiere de estricta vigilancia médica.

Partes del Sistema Inmunológico

El sistema inmunológico se encarga de evitar y combatir parásitos, bacterias, virus y hongos que quieran entrar o estén dentro del cuerpo humano. Este sistema se encarga de defender al cuerpo humano y evitar enfermedades en el resto de los órganos.

SISTEMA INMUNE

El sistema inmunológico “comparte” órganos con el sistema linfático y el circulatorio. Dichos órganos son los encargados de crear, madurar y transportar glóbulos blancos.

Los órganos del sistema inmunológico (primarios y secundarios) y las células que se crean y transportan en ellos constituyen las partes del sistema inmunológico. Todos ellos están conectados entre sí como una red compleja y vital.

Órganos del sistema inmunológico

También conocidos como órganos inmunitarios, se dividen en dos grupos: órganos linfoides primarios y órganos linfoides secundarios.

Órganos linfoides primarios

En los órganos linfoides primarios, las células inmunológicas maduran y luego son transportadas. La médula ósea y el timo son estos órganos. En la médula ósea ocurre la creación de las células sanguíneas o la hematopeyosis. En ella se forman los glóbulos rojos y los blancos.

ORGANOS LINFOIDES PRIMARIOS

Estos son llamados leucocitos y maduran en la misma médula (como es el caso de los Linfocitos T) o maduran en la sangre (como es el caso de los Fagocitos).

La médula ósea se ubica entre las costillas, el esternón o el fémur, en fin, entre huesos largos. Este órgano está compuesto de un tejido pegajoso. Se pueden distinguir dos partes: la médula ósea roja y la amarilla. La primera permite la generación de la sangre. La segunda almacena energía.

Por su parte, el timo se encarga de la maduración de los Linfocitos T. Además, los envía al torrente linfático y así proporcionar respuesta inmunológica a las células. Esto lo hace con el fin de ofrecer una mejor respuesta y contraatacar a las infecciones. El timo se ubica detrás del esternón.

Órganos linfoides secundarios

El sistema inmunológico también cuenta con órganos linfoides secundarios. En ellos los leucocitos combaten los antígenos. También se encargan de transportan a los leucocitos por todo el cuerpo para mantenerlo protegido.

Estos órganos son los siguientes:
Los ganglios linfáticos son nódulos ubicados en todo el cuerpo. Están unidos entre sí gracias a los vasos linfáticos, allí donde se concentran los linfocitos B y T. Tienen la forma de un frijol.
El bazo es el órgano encargado de recibir a los Linfocitos B cuando están maduros. Luego, con el fin de aportar respuesta inmunológica a la linfa y a la sangre, se distribuyen gracias al sistema linfático.

El tejido linfoide asociado a mucosas o también conocido como MALT, se encuentra en el tracto intestinal, respiratorio y urinario. Este órgano se trata de estructuras linfoides que atacan a los patógenos en esas zonas. Son parte de estas estructuras las amígdalas, la nasofaringe y las placas de Peyer.

Finalmente, los vasos sanguíneos y vasos linfáticos cumplen la función de transportar sangre (vasos sanguíneos) y linfa (vasos linfáticos). Los dos actúan como conductos que dejan a los glóbulos blancos viajar por todo el cuerpo humano.

¿Cómo Funciona el Sistema Inmunológico?

A pesar de que aún queda mucho camino por recorrer en el campo de la inmunología, los primeros apuntes sobre cómo funciona el sistema inmunológico pueden rastrearse en épocas tan lejanas como las Guerras del Peloponeso. Es así como en el año 430 a. C. Tucídides refiere que durante una plaga que asoló Atenas, sólo quienes habían padecido y sobrevivido a la enfermedad eran capaces de cuidar a los enfermos, sin sufrirla nuevamente.

como funciona el sistema inmunologico

 

Sin embargo debieron transcurrir miles de años para que estas referencias fueran incorporadas a la teoría científica y estudiadas en detalle. Es recién en este siglo cuando los investigadores han podido trazar un mapa mucho más claro de las interrelaciones entre todos los órganos involucrados y su vinculación con distintos tipos de enfermedades.

En términos sencillos podemos decir que el sistema inmune es un completo entramado de protección y vigilancia frente a entes invasores al organismo. Comprende un conjunto de órganos y procesos biológicos que velan por mantener el equilibrio interno.

Respuesta inmune

Cuando algún antígeno o cuerpo extraño se detecta en el organismo, se emite una señal de alarma y se procede a dar respuesta atacando al invasor.

Todos los componentes del sistema inmune se involucran en esta tarea y se activan de diferentes formas. Mientras unos tienen la función de identificar al agresor, otros lo atacan, procurando su eliminación, y aún hay un tercer grupo que puede alternar entre ambas funciones. Finalmente, existe un mecanismo de respaldo que puede actuar cuando la acción de los primeros falla por cualquier razón.

Paso a paso: como funciona el sistema inmunitario

 Primero un agente infeccioso entra en el cuerpo. Puede ser un virus o una bacteria

celulas del sistema inmunologico macrofago
Macrófago

El sistema inmune está siempre alerta para ubicar y atacar al agente infeccioso antes de que cause cualquier inconveniente. Sea cual fuere el agente, el sistema inmunitario lo reconoce como un cuerpo ajeno. Estos cuerpos externos son los antígenos. Y los antígenos tienen que ser eliminados del cuerpo. 

Primeros para la defensa están los macrófagos. Estas células circulan por la corriente sanguínea y en los tejidos del cuerpo, atentos a los antígenos.

Cuando un invasor entra, un macrófago lo descubre y lo captura dentro de la célula. Enzimas en el interior del macrófago destruyen al antígeno dejando pequeños pedazos llamados péptidos antigénicos. Algunas veces este mecanismo no es suficiente para lograr remover el antígeno. Por tanto, deben sumarse otras células del sistema inmune a la pelea. 

sistema inmunologico humano
Linfocitos T

Pero antes de que otras células logren comenzar su trabajo,  los péptidos antigénicos dentro del macrófago se unen a moléculas llamadas antígenos de leucocitos humanos o HLA. La molécula de HLA unida al péptido es liberada del macrófago.

Células llamadas linfocitos de la clase T reconocen e interactúan con el complejo péptido antigénico-HLA que está en el macrófago.

Cuando dicho complejo es reconocido, los linfocitos T envían advertencias químicas llamadas citocinas. Además alertan a otros linfocitos, de la clase B, para que produzcan anticuerpos.

Estos anticuerpos quedan libres en la sangre  para unirse con otros antígenos. De esta forma los invasores no logran multiplicarse y enfermar. 

Por último una célula llamada fagocito tiene como función eliminar el antígeno del cuerpo.

 

Tipos de Inmunidad

El sistema inmunológico tiene distintos tipos de inmunidad que ayudan a nuestro organismo a  defenderse de agentes patógenos nocivos que quieran ingresar a nuestro cuerpo.

tipos de inmunidad

Inmunidad Innata

En primera línea están la piel y las membranas mucosas, que suponen una barrera física contra los invasores. Sin embargo, si esta protección es burlada, hay una segunda protección, que está a cargo de los fagocitos, quienes se encargan de neutralizar al agente patógeno.

Los fagocitos son células especializadas que literalmente fagocitan o absorben al extraño y lo neutralizan. Hay distintas clases de fagocitos:

  • Neutrófilos o granulocitos: se encuentran en la sangre y ello les permite trasladarse rápidamente al lugar de la infección.
  • Monocitos: se encuentran recubriendo las paredes de las venas en determinados órganos, como el hígado y el bazo. Allí se encargan de atrapar cualquier microrganismo que circule por la sangre.
  • Macrófagos: son monocitos que traspasan las paredes de los vasos sanguíneos y penetran los tejidos, cambiando su morfología y tamaño. Una vez allíson capaces de atacar a los agresores, y posteriormente tienen la capacidad de colaborar con la reparación de los tejidos afectados.

La inmunidad innata está presente en todos los organismo vivos, tanto animales, como vegetales. Su campo de acción es inmediato, pero no ofrecen resistencia posterior a los patógenos, es decir, no producen inmunidad.

Inmunidad adquirida

Inmunidad adquirida natural

Es aquí cuando entra en juego la inmunidad adquirida de forma natural, la cual es exclusiva de los vertebrados. Esta se desarrolla a partir de la exposición a un antígeno y es capaz de incrementar su capacidad protectora cada vez que entra en contacto con el agresor, gracias a su capacidad de distinguir y memorizar cuáles han sido esos agentes invasores.

Este tipo de inmunidad se transfiere a través de anticuerpos presentes en la leche materna o puede adquirirse la inmunidad por enfermedades infecciosas que puedan ingresar a nuestro organismo

inmunidad activa

Constituye una tercera línea defensiva y sus principales “soldados” son los linfocitos. Estos son un tipo de glóbulos blancos (como los fagocitos) que se producen en la médula ósea. Los dos grupos principales de linfocitos son los B y los T.

Linfocitos B

Los Linfocitos B son células que producen anticuerpos específicos para cada antígeno. Circulan por todo el organismo y son capaces de identificar cada tipo concreto de infección o anomalía celular. Al detectarla, los anticuerpos generados se fijan a ella y emiten un llamado de atención a otras células del sistema inmune, quienes se encargarán de destruir al agente extraño.

Los anticuerpos se llaman inmunoglobinas y existen cinco tipos de ellas:

  • Inmunoglobulina G (IgG). Es la más abundante y protege contra infecciones bacterianas y virales.
  • Inmunoglobulina A (IgA). Se encuentra en las mucosas, como las que recubren el interior de las vías respiratorias y el tracto gastrointestinal. También comprende otros fluidos como la saliva y las lágrimas.
  • Inmunoglobulina M (IgM). Es el anticuerpo que primero actúa en respuesta a una infección. Está enla sangre y en el líquido linfático.
  • Inmunoglobulina E (IgE). Está en los pulmones, piel u mucosas, y se asocia a las reacciones alérgicas.
  • Inmunoglobulina D (IgD). Poco se sabe de este anticuerpo, pues es uno de los menos abundantes.

Linfocitos T

  • Linfocitos T: se producen en la médula ósea, pero luego pasan al timo, donde maduran antes de alojarse en los ganglios linfáticos y el bazo. Se activan al entrar encontacto con un antígeno específico. Pueden distinguirse diferentes clases de linfocitos T:linfocitos b y t sistema inmunologico
  • Linfocitos T destructores o citotóxicos: como su nombre lo indica son capaces de destruir las células infectadas o modificadas. Actúan como un grupo comando coordinando las acciones que sean necesarias para destruir al antígeno.
  • Linfocitos T de ayuda (helper): son verdaderos colaboradores que al activarse promueven tanto la producción de linfocitos B como la acción destructora de los linfocitos citotóxicos.
  • Linfocitos T supresores o reguladores: actúan como uninterruptor que detiene o suprime la acción inmunitaria de los linfocitos T de ayuda, una vez que ha concluido la respuesta inmune. Son particularmente importantes en los procesos de transplantes de tejidos, por ejemplo.

Inmunidad  artificial

La inmunidad artificial se adquiere cuando se suministra a un individuo antigenos o anticuerpos .

Existen dos tipos de inmunidad artifical, la inmunidad artificial activa y la inmunidad artificial pasiva.

En cuanto a la primera se produce cuando ingresa a través de una vacuna. Las vacunas contienen antígenos que hacen reaccionar al sistema inmune despertando a los linfocitos B y T. Estos generarán  las celulas de memoria y cuando vuelva a suministrarse el antígeno ya sabrán como actuar sobre él y no podrá propagarse.

inmunidad artificial activa
Free picture (Vaccination) from https://torange.biz/vaccination-18976

La inmunidad artificial pasiva se produce por la transferencia de anticuerpos.  Estos ingresan como sueros o antídotos. Producen una reacción inmediata del sistema inmunológico para atacar al patógeno pero tienen una duración corta ya que no generan “celulas de memoria”