Partes del Sistema Inmunológico

El sistema inmunológico se encarga de evitar y combatir parásitos, bacterias, virus y hongos que quieran entrar o estén dentro del cuerpo humano. Este sistema se encarga de defender al cuerpo humano y evitar enfermedades en el resto de los órganos.

SISTEMA INMUNE

El sistema inmunológico “comparte” órganos con el sistema linfático y el circulatorio. Dichos órganos son los encargados de crear, madurar y transportar glóbulos blancos.

Los órganos del sistema inmunológico (primarios y secundarios) y las células que se crean y transportan en ellos constituyen las partes del sistema inmunológico. Todos ellos están conectados entre sí como una red compleja y vital.

Órganos del sistema inmunológico

También conocidos como órganos inmunitarios, se dividen en dos grupos: órganos linfoides primarios y órganos linfoides secundarios.

Órganos linfoides primarios

En los órganos linfoides primarios, las células inmunológicas maduran y luego son transportadas. La médula ósea y el timo son estos órganos. En la médula ósea ocurre la creación de las células sanguíneas o la hematopeyosis. En ella se forman los glóbulos rojos y los blancos.

ORGANOS LINFOIDES PRIMARIOS

Estos son llamados leucocitos y maduran en la misma médula (como es el caso de los Linfocitos T) o maduran en la sangre (como es el caso de los Fagocitos).

La médula ósea se ubica entre las costillas, el esternón o el fémur, en fin, entre huesos largos. Este órgano está compuesto de un tejido pegajoso. Se pueden distinguir dos partes: la médula ósea roja y la amarilla. La primera permite la generación de la sangre. La segunda almacena energía.

Por su parte, el timo se encarga de la maduración de los Linfocitos T. Además, los envía al torrente linfático y así proporcionar respuesta inmunológica a las células. Esto lo hace con el fin de ofrecer una mejor respuesta y contraatacar a las infecciones. El timo se ubica detrás del esternón.

Órganos linfoides secundarios

El sistema inmunológico también cuenta con órganos linfoides secundarios. En ellos los leucocitos combaten los antígenos. También se encargan de transportan a los leucocitos por todo el cuerpo para mantenerlo protegido.

Estos órganos son los siguientes:
Los ganglios linfáticos son nódulos ubicados en todo el cuerpo. Están unidos entre sí gracias a los vasos linfáticos, allí donde se concentran los linfocitos B y T. Tienen la forma de un frijol.
El bazo es el órgano encargado de recibir a los Linfocitos B cuando están maduros. Luego, con el fin de aportar respuesta inmunológica a la linfa y a la sangre, se distribuyen gracias al sistema linfático.

El tejido linfoide asociado a mucosas o también conocido como MALT, se encuentra en el tracto intestinal, respiratorio y urinario. Este órgano se trata de estructuras linfoides que atacan a los patógenos en esas zonas. Son parte de estas estructuras las amígdalas, la nasofaringe y las placas de Peyer.

Finalmente, los vasos sanguíneos y vasos linfáticos cumplen la función de transportar sangre (vasos sanguíneos) y linfa (vasos linfáticos). Los dos actúan como conductos que dejan a los glóbulos blancos viajar por todo el cuerpo humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *